#ComidasQueTransforman

Cargando...

 
 

Vida saludable, hoy día, es un tema de gran relevancia.

¿Y cómo no?

Si todos queremos sentirnos bien, vernos bien y llegar a ser bisabuelos.

Es tan importante que involucra a niños y adolescentes, quienes tienen toda una vida por delante, y a través de buenos hábitos podrán maximizarla.

Hace unos meses escuché a un endocrinólogo decir «Si queremos más adultos sanos, debemos trabajar en las nuevas generaciones, educarlos en buenos hábitos de alimentación y así frenar la epidemia de sobrepeso y obesidad».

Esta conversación influenció en el nacimiento de Lunchbox.

Programa de alimentación y vida saludable, donde a través de tu móvil podrás seleccionar y comprar alimentos saludables avalados por nutricionistas, y recibirlos en tu casa o en los colegios que adopten el programa.

Además, tendrás acceso a información y educación en nutrición.

Estamos afinando los últimos detalles para brindarte un excelente servicio, ya falta poco.

Te compartimos unos tips para que tus hijos sean unos comelones saludables, extraídos del libro Fearless Feeding, una guía que traduce recomendaciones complicadas en nutrición, en sencillos planes de alimentación para todas las edades de los menores.

Aquí te compartimos nuestro Top 5. ¡Manos a la obra!

Edúcalos primero sobre alimentos en lugar de nutrición

Con la práctica siempre aprendemos más rápido.

Ir al supermercado, conocer el nombre de las frutas y vegetales, sus colores y cómo prepararlas, es una gran herramienta.

Un estudio realizado en Canadá en el 2012, demostró que cuando los niños participan de la preparación de comidas con vegetales o frutas, la mayoría prefieren comerlas.

Come como te gustaría que comieran ellos

Recuerdas el famoso refrán «De tal palo, tal astilla»?

Por lo general, las costumbres y creencias se transmiten de padres a hijos.

Si eres feliz con lo que comes, está perfecto. Si quisieras hacerlo mejor, manos a la obra! Tus hijos también lo harán mejor.

Sé inteligente con los dulces

Los dulces serán un gran deseo para tus hijos cuando los utilizas para premiarlos o castigarlos, si quieres hacerlos sentirse mejor o si tienen limitado o mucho acceso a ellos.

En lugar, puedes ofrecerles postres en horarios específicos con una frecuencia apropiada, evitando los excesos, educándolos sobre sus riesgos y la importancia de alimentos balanceados.

Utiliza cada oportunidad para educarlos sobre nutrición

Los niños aprenden de nutrición a diario, con sólo ver qué alimentos son servidos y con qué frecuencia.

Los alimentos que tengas en casa, deben estar alineados con tus creencias.

Al estar fuera de casa notarán la diferencia y vendrán muchas preguntas, estas serán oportunidades mágicas para poco a poco hablarle sobre nutrición.

Promueve la salud, evitando dietas para estar delgados

Cuando los niños crecen, se enfrentan a un mundo que está obsesionado con estar «delgado» e iniciarán a cuestionar su contextura física.

Debemos estar pendientes para canalizar sus dudas y filtrar los mensajes, para que sean interpretados de forma correcta.

Enfoquemos la importancia de la salud (no tanto el peso), lo que es saludable y lo que no.