#ComidasQueTransforman

Cargando...

 
 

El etiquetado nutricional, ubicado al reverso de los empaques, nos informa sobre las propiedades nutricionales, según la porción del alimento empacado, ayudándonos a seleccionar los productos basándonos en su aporte nutricional

Una de las claves es verificar el tamaño de la porción ya que muchos paquetes contienen más de una (1) porción y toda la información en la etiqueta se basa en el tamaño de una (1) porción. Si consumimos más de la porción indicada en el etiquetado, estaríamos aumentando dos o más veces la cantidad de calorías, grasas y otros nutrientes indicados en la etiqueta.

MPLS_092798_A_Bag_K_4CR13.pdf

La información nutricional de la imagen es un ejemplo y corresponde a un paquete de chips multigranos. El paquete contiene 5oz, sin embargo la información nutricional está basada en una (1) porción equivalente a 1oz o 10 chips. Asumamos que ese día es «especial» y que nos comemos la bolsa entera. Esto se traduce en un consumo de 5 veces la cantidad de calorías y demás nutrientes indicados en la etiqueta. 

Para maximizar el beneficio de la lectura del etiquetado nutricional, le recomendamos tomar en cuenta lo siguiente: 

  • El porcentaje de cada artículo en la etiqueta se basa en una persona que consume 2,000 calorías por día. Un producto bajo en calorías tiene menos de 40 kcal. El porcentaje del valor diario está incluido en la etiqueta como una guía más fácil de entender para el consumidor. Si el porcentaje presenta 5% tiene bajo contenido del nutriente y si presenta 20% tiene un alto contenido del nutriente.
  • En alimentos de origen animal como leche, quesos, mantequilla y embutidos, preste atención especial a la cantidad de grasa saturada y colesterol en una porción. Teniendo en cuenta que más de 20% se considera alto.
  • Seleccionemos alimentos que no tengan grasas trans o que tengan un contenido bajo de ellas (1 gramo o menos). Estas grasas elevan el colesterol «malo» y reducen el colesterol «bueno».
  • En cuanto al sodio, se recomienda consumir menos de 2,400 mg de sodio al día. En algunas condiciones médicas este requerimiento puede ser menor, pregúntele al médico si usted debe consumir menos de esta cantidad. Para lograr un consumo adecuado de sodio, prefiera productos con menos de 140mg de sodio por porción. Algunos alimentos altos en sodio que debe consumir con moderación son: quesos, embutidos, enlatados, comidas congeladas, aceitunas, alcaparras, encurtidos y algunas salsas como soya, inglesa y cubitos.   
  • En alimentos ricos en carbohidratos como el pan, pasta, arroz, cereales, etc. Se recomienda revisar el total de fibra y azúcar que tienen por porción. Prefiera las opciones integrales con por lo menos 2g de fibra dietética y alrededor de 5g de azúcar (lo equivalente a 1 paquetito de azúcar). Más de 15g de azúcar (3 paquetitos, ya se considera un producto alto en azúcar.

A pesar que pareciera complicada la lectura del etiquetado nutricional, con estas recomendaciones básicas podremos poner en práctica los criterios de selección y llevar a casa productos más saludables. 

Saludos,

Denise